Es una sensación agridulce, en que te sientes tan cómoda con tu soledad, con tu individualidad. no te molesta pasar los domingos por la tarde sola en la habitación.

Pero es imposible pensar ¿En donde esta el amor? Tantos besos dados y ninguno sin ese real complicidad.

 

No anhelas el amor, ni alguien quien este a tu lado.

Tantos años han pasado, tantos amores fugaces, tanto besos de esperanza, tantas hermosas palabras y ninguno real.

 

Otro amor fugas ya no puede hacer daño, solo queda esperar aquella mirada que se atreva a conquistar tu corazón.