Tus carias alteran mi ser, el simple rose de tu mano con mi pierna me encienden.
Tus besos me trasforman, tu respiración cerca de mi odio me vuelve loca.
Siento tu mano deslizarse por mi muslo, tu lengua tocando mi cuello.

Imagino tus brazos rodeando mi cuerpo y tus manos descubriendo mi ser.

Ya no puedo más, quiero entregarme a ti, sin pensar lo que pasara después.
Solo quiero que me hagas llegar el cielo, quiero sentir tus fluidos dentro de mí.

Quiero mirarte a los ojos y ver tu expresión de placer, enterrar mis uñas sobre tu espalda, que me tomes por la cintura y juguetes con mis senos.

Deslizar mis dedos sobre tu pecho creando un recorrido que me haga bajar por tu abdomen pasar el oasis de tu obligo y llegar a tu miembro.

Volvámonos los maestros del placer

Que con solo pronunciar tu nombre se me erice la piel.