La vida es una constante competencia donde cada uno da lo mejor de si mismo compite por el mejor puesto, por el mejor empleo, siempre competimos para tener lo mejor.

Uno conoce  sus propias capacidades, el problema de esta competencia es cuando te ponen un equipo y con ese equipo tienes que salir a conquistar cualquier obstáculo sin importar sus diferencias, tienen que unirse en uno solo para poder triunfar.

Tenemos que ser tolerantes con los otros, abiertos en cuanto ideas y ser compresivos.

Pero en su mayoría no lo es, solo son hipócritas con su equipo para que al final solo ellos  se lleven el crédito.

Estas competencias, pueden hacer que nuestro ser mas oscuro salga, solo para demostrar que somos los mejores.